El multimillonario confirmó lo previamente dicho por el portavoz del Pentágono y reveló que son otros varios países, organizaciones no gubernamentales e incluso personas físicas quienes están pagando por dicha ayuda a Kiev.

El dueño de Tesla y SpaceX señaló que esta segunda empresa está reportando pérdidas de alrededor de 20 millones de dólares al mes por el costo de los servicios no pagados.

El pasado 14 de octubre, Musk anunció que dejaría de pagarle a Ucrania el servicio de internet satelital de Starlink y explicó que se limitaba a seguir los consejos del exembajador ucraniano en Alemania, Andréi Mélnik, quien lo había reprendido.

En septiembre, debido a la caída de las acciones de SpaceX, el empresario confirmó las informaciones de que la empresa no podía seguir pagando el mantenimiento del sistema de comunicaciones por satélite Starlink en Ucrania. SpaceX insistió en que el Pentágono pague por unas 20.000 terminales de usuario del servicio de internet satelital.

Un día después, el 15 de octubre, a través de su cuenta de Twitter, el también dueño de SpaceX informó que seguirá ofreciendo su servicio de internet en suelo ucraniano, aunque reprochó que su empresa no recibe fondos públicos como otras en Estados Unidos.