En las redacciones de los medios norteamericanos suele ser "ley". Cualquier información que se emita debe pasar por el filtro del "double check", y hasta "triple check", es decir una corroboración doble o triple de fuentes, necesaria antes de publicar la noticia. Pero Viviana Canosa debe seguir "otra escuela periodística".

Porque en su programa de este miércoles convalidó sin chequear (ni dos, ni tres veces) un tweet del conductor radial y stremear Luquitas Rodríguez en el que se puede ver la foto de uno de sus compañeros de radio, llamado Germán Beder, quien trabaja para el equipo de prensa de la seleccion Argentina de Básquet, lo que lo obliga a viajar constantemente. La foto, que además no es actual, la publicó Rodríguez para hacerle un chiste a su colega.

A raíz de los numerosos seguidores del streamer, la imagen se viralizó, y seguramente por eso Viviana Canosa con su producción dieron por cierta la historia, utilizándola como combustible para subrayar el éxodo de jóvenes "espantados por la situación del país". A partir de allí llegó la burla.

Viviana Canosa fue sujeto de burla por no chequear información sobre el supuesto éxodo de un joven a vivir al extranjero. Era una broma de un conductor radial a su colega, que por otro trabajo, viaja constantemente.

El texto del irónico mensaje original decía: "Me voy. Me cansé de que no alcance, de que todos los días sea más difícil. La única salida está en Ezeiza. Los invito a hacer lo mismo, emigren sin miedo, hay una vida mejor afuera. Les dejo mi última foto en este país", y estaba acompañado por una foto de Germán Beder con gesto de saludo al partir del país con el fondo de los molinetes del sector de migraciones en el aeropuerto de Ezeiza, lo que le daba verosimilitud a la escena.

Lo que no chequeó Viviana Canosa (tal vez por no conocer a Luquitas Rodríguez) fue de quien provenía el posteo, y entonces no interpretó la humorada, algo entendible y justificable para un usuario amateur de redes sociales, pero imperdonable para productores profesionales de la TV y medios masivos de comunicación.

Twitter Tweet

Lo más grave del caso de Viviana Canosa en A24 no fue solamente que haya dado una información falsa sin chequear su origen, sino que se haya valido de ella para realizar una generalización, con su respectiva "bajada de línea" política, lo que vuelve menos creíble cada vez que opina sobre otros temas, también quizás sin fundamento en información real.

"Los pibes se van porque no encuentran acá un futuro mejor", comenzó su panegírico del éxodo Viviana Canosa, con gesto compungido.

"Un pibe que dice basta, como tantos MILLONES, en este país, que si tuvieran la posibilidad también se van a la mierda de la Argentina. Nosotros no queremos que se vaya nadie porque a esta Argentina mejor, la hacemos entre todos", dijo como impostando nacionalismo, después de dar la falsa información como verídica.

Claro que la reacción del autor del mensaje y del otro protagonista involuntario de la foto irónica, Rodríguez y Beder, fueron de sorpresa, asombro y burla por la "metida de pata" profesional de Viviana Canosa, al demostrar que su basamento para opinar sobre la realidad del país está bastante "flojo de papeles".